miércoles, 5 de noviembre de 2014

ASÍ FUÉ EL VIAJE A ARANDA DE DUERO



El 31 de octubre pasado, ADEX realizó la primera excursión de este curso. Nos desplazamos hasta Aranda de Duero para visitar la exposición de las Edades del Hombre, que este año se ubica en esta ciudad burgalesa. 

Iniciamos la marcha a las 8 de la mañana, con el cielo cubierto con una niebla meona que nos acompañó por el camino hasta eso de las 9:30, momento en que no sólo salió el sol, sino que también, como acostumbra esta gente de ADEX, nos ofrecieron unas deliciosas pastas regadas con un sabroso moscatel y una no menos rica crema de orujo. 

Ésta vez además, nuestra compañera Trini nos obsequió con un exquisito bizcocho elaborado por ella misma, que saboreamos con gusto y gratitud. 




Ocupados en tal placentera labor llegamos a Lerma, donde paramos durante 30 minutos para coronar el desayuno con un café calentito y aliviar la presión de nuestros fluidos...




Llegamos a Aranda, y a eso de las 11:45 iniciamos la visita a las Edades del Hombre, cuya temática en esta ocasión gira en torno a la Eucaristía. 

La guía nos condujo por los dos templos que albergan la exposición: la Iglesia de Santa María y la Iglesia de San Juan, y nos fue mostrando a lo largo del recorrido las distintas pinturas, tapices y esculturas de diferentes autores que representan alegorías relativas al tema central de la exposición desde el Antiguo testamento hasta la actualidad. 




Por la tarde, tras una suculenta comida en un restaurante de la ciudad, dimos un paseo por el casco histórico de Aranda, visitamos una antigua bodega subterránea, y como colofón, admiramos en el Museo Casa de las Bolas la colección de pinturas que Don Félix Cañada ha adquirido a lo largo de su vida y donado al ayuntamiento de esta ciudad. 




También se pueden admirar en este museo una serie de bodegones de distintos autores, y cabe resaltar la colección de 100 litografías de otras tantas obras, realizadas por Salvador Dalí para ilustrar los distintos pasajes de la Divina Comedia. 





Una vez finalizada esta visita, aún nos quedó un poco de tiempo libre antes de coger el autobús para regresar cada uno a su hogar, dulce hogar...



Texto: José Antonio González de Ávila

Fotos: Juan Ángel Rodrigálvarez Cacho. 

Ajuntamos enlaces con más fotos de la excursión. Gracias a todos los que nos acompañásteis en un día tan especial. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario