miércoles, 21 de mayo de 2014

¿BAILAS?



Atendiendo a las solicitudes de varios socios, y enmarcadas en el deseo de ADEX de ofrecer a sus asociados una actividad que no fuera tan sedentaria como las habituales, el día 31 de octubre nació el taller de "Bailes de Salón", nombre con el que denominamos a las clases de baile impartidas por Esther y José Antonio, pareja en la vida real y en la pista de baile, y con más marcha que un disco de bakalao a 320 rev/min.




                                                                      
Debido a la asistencia de un numero muy superior de mujeres que de hombres, José Antonio y Esther optaron por enseñarnos diferentes ritmos de salón: pasodoble, vals, tango, merengue, bachata, Cha-cha-chá, ballenato, coyote, etc, mediante coreografías ejecutadas en línea, que resutan muy vistosas y que son la tendencia en la actualidad, con lo cual, los que vayamos a Benidorm de vacaciones vamos a estar a la última. 



No descubrimos nada nuevo si decimos que con el baile todo son ventajas para la salud. Bailar, como nadar, no tiene edad, y los beneficios físicos y mentales que aporta son muy numerosos: fortalece los músculos, potencia la coordinación, mejora la agilidad y el equilibrio, corrige malas posturas, y combate el sobrepeso, la obesidad y los niveles altos de colesterol. 





Además, mejora las relaciones personales, ya que es una forma excelente de superar la soledad y la timidez, reduce el estrés, favorece la relajación y libera tensiones, potencia la autoestima, reduce la ansiedad y ayuda a expresar las emociones y canalizar la adrenalina. Y además de todo esto, es divertido. Es prácticamente imposible bailar sin sonreir, porque la música proporciona alegría. Bailar levanta el ánimo. 





Estas son algunas de las opiniones de los/las bailarines: "Yo antes no bailaba, por que tenía mucho sentido del ridículo. Ahora no sólo bailo aquí, sino en otros sitios a los que voy, y me encanta". "Llegué un poco tarde a las clases, pero me he sentido completamente integrada desde el principio, los profesores son encantadores, y entre los compañeros hay muy buen rollo. Me lo he pasado genial." "J. Antonio y Esther son estupendos, y tienen mucha paciencia. Ha sido un taller muy divertido." "Me he sentido tan bien en este grupo, ha sido una experiencia fantástica. Quiero volver  próximo curso".



No quiero acabar esta entrada sin destacar a los dos únicos hombres que han sido capaces de pasar de toda clase de prejuicios (aparte del profesor), y han tenido la valentía de asistir con nosotras a las clases de baile, donde han hecho un papel inmejorable: Victor y Fede. Sois estupendos. Y voy a terminar con una frase que los que asistieron a la Asamblea General saben que no es mía: José Antonio y Esther, muchas gracias por enseñarnos a hacer poemas con los pies.






4 comentarios:

  1. Yo tambien quiero volver el próximo curso, siempre me ha gustado bailar y de joven lo practicaba bastante, entonces bailaba rock y agarradita en los guateques la música lenta. Aqui hemos aprendido distintos pasos de baile en linea que sirven para mogollón de cosas: estar concentrados, hacer un fantástico ejercicio, disfrutar con la gente, desarrollar la atención........Animarse chicos que aunque no se haya bailado nunca la experiencia de este año demuestra que compañeros que habian bailado poco han terminado aprendiendo y disfrutando.
    Gracias Blanca por tu buen trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar, tengo que decir que has sido una pareja de baile estupenda. ¡Cómo voy a echar de menos este verano esos ratos tan divertidos! Yo ya estoy apuntada para el año que viene...

      Eliminar
    2. Yo tambien los voy a echar mucho de menos, ademas no se lo que me pasa este año que no me ha pasado nunca, siento una especie de congoja que no se como clasificarla en mi corazón.Muy raro, en fin ya pasara. Bueno pues yo tambien apuntada y si no viene otra que te guste mas, te pido de pareja. ¿ Te parece.......

      Eliminar
  2. El último día de clase disfrute de vuestros bailes, con envidia (no sana) percibí que habéis superado el sentido del ridículo que, algunos/as, os atenazaba la primera vez que os vi y la libertad que emanaba de vuestros movimientos.

    Esther, no sé cómo consigues mover tus caderas, seguir el ritmo y controlar los movimientos del grupo. José no te desesperes conmigo, quizá el próximo curso me quite el corsé y si el horario me lo permite salte a la pista de baile.

    Blanca, gracias de nuevo por tu buen hacer.

    ResponderEliminar