jueves, 10 de abril de 2014

ASÍ FUE EL VIAJE A SAN SEBASTIÁN





Muy temprano, y con el autobús casi lleno, comenzamos el pasado viernes el viaje que llevó a los socios de ADEX a San Sebastián. En el trayecto, y siguiendo con la costumbre iniciada el la excursión anterior, ADEX repartió a los pasajeros pastas, frutos secos, moscatel y licor de café. Llegamos a San Sebastián con el tiempo justo para entrar al aquarium, que nos enseñaron en grupos guiados de veinte personas. Alli contemplamos a lo largo de las dos primeras plantas  la interacción de los habitantes de Guipuzcoa con el mar. Luego pasamos al espacio dedicado a los acuarios, donde vimos la flora y fauna existente en el Mar Cantábrico, y a continuación pasamos al oceanario, donde destaca el túnel de 360º. 





Continuamos visitando el Museo de San Telmo, un antiguo convento de frailes dominicos, construido en la falda del monte Urgull. Una de las grandes originalidades de este antiguo convento estriba en la ubicadión del claustro: lo habitual es que esté colocado en el lateral de la iglesia, pero en este caso, por las limitaciones de espacio que imponía el monte, se erigió al pie de la misma. En 1913 este edificio fue declarado Monumento Nacional. 




Al terminar la visita, el autobús nos llevó al restaurante, situado en la playa de Ondarreta. Después y con una tarde de sol maravillosa, fuimos dando un paseo por la playa hasta el palacio de Miramar, en el paraje conocido a nivel popular como el "Pico del Loro", entre las playas de Ondarreta y La Concha. Este palacio fué construido con el impulso de la reina María Cristina de Habsburgo, que lo utilizó como residencia de verano. 





La guia nos acompañó al casco viejo, y paseamos por el Boulevard, vimos el Mercado de la Brecha y la Plaza de Guipuzcoa. A las seis y media, tiempo libre que algunos utilizamos para pasear por la playa de Zurriola, una de las tres playas de San Sebastián. Está situada detrás del Kursaal, entre la desembocadura del río Urumea y el monte Ulla y se ha consolidado como una playa de perfil más joven y apropiada para la práctica del surf. 




A las siete y media y todavía con un día espectacular, el autobús nos recogió enfrente del Kursaal para regresar a Logroño. Mientras circulábamos en dirección a la salida, aún pudimos disfrutar de la elegancia y distinción de esta ciudad a la que siempre es tan agradable volver. Muchas gracias a todos los que compartieron este estupendo viaje con nosotros y en especial a nuestro fotógrafo Juan Ángel y a Jose Antonio y Ludi por su perfecta organización.


1 comentario:

  1. Que buen día, no pude ir pero me alegro que lo pasarais bien.

    ResponderEliminar